Cultura Gastronómica

En el País Vasco, antiguamente se tenía la costumbre de ir a las sidrerías durante la temporada de la nueva sidra. La Probaketa, nombre con el que se conoce esta tradición, tenía lugar durante los cuatro primeros meses de invierno. El objetivo era probar directamente de la kupela (bota) el primer caldo de manzana y comprar para el resto del año. Para minimizar los efectos del alcohol que ésta podía provocar, se empezaron a ofrecer platos sencillos a base de verduras y carnes elaboradas en la misma casa.

 

 

De una forma parecida, a principios del siglo XX surgen las primeras tabernas, donde se servían vasos de vino y sidra a los grupos de amigos que se sentaban a conversar y compartir un rato agradable. Igual que en las sidrerías, ofrecían pequeñas degustaciones o pintxos que minimizaban los excesos provocados por la bebida.

 


Tanto las sidrerías como las tabernas han sido y son un legado del País Vasco. Por ello, desde SAGARDI, cuyo nombre nos evoca al olor de la manzana -origen de la sidra-, se pretende crear una atmósfera fresca y cálida para que esta tradición siga presente en las relaciones sociales de hoy.